2011 AUPA BRINDA LA POESÍA PULMÓN DE UNIVERSO

Un poema que venimos estudiando en los estudios que traemos de uno de los poetas por nosotros en estudio Miguel Oscar Menassa

HOY ESTOY CASI MUERTO

VOZ: Pilar Iglesias Nicolás INTÉRPRETE Laura Pedreíra piano. RUTH Gismonti

DESPEDIMOS EL AÑO CON POESÍA CONMEMORANDO EL BICENTENARIO SUBVENCION MINISTERIO DE CULTURA

Conmemorando

El BICENTENARIO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

PARA DESPEDIR EL AÑO 2010
CON POESÍA


El Taller de Poesía grupo de producción y todos los integrantes de la Asociación A.U.P.A. y Otros por los Niños del Mundo, tienen el agrado de invitarle a compartir y propiciar un acto de acercamiento y conocimiento de gentes,
productos, creaciones… y más.

EL DÍA
22 de
Diciembre
A las 20:30
Horas
PoesíaMúsica Tango y otros + degustaciones
Nos acompañarán nuestros artistas amigos
  • y CON Poemas de los grandes poetas argentinos y del tango

  • Y MILONGUITA

  • QUE MUSICALIZARÁ Carmen Ausín Integrante del Grupo de Poesia
    Con suerte vendrá Laura Pedreira

  • DEGUSTACIONES

  • de la Cultura Gastronómica de La Argentina
  • Empanadas
  • ^Pionono dulce y salado
    Alfajores
    Dulce de Leche
    Pan Dulce
  • Dulce de batata con queso
  • Mantecol
  • Vinos de Mendoza

  • y el deseo de continuar acercándonos a todo aquello y aquellos que amplien nuestro mundo

  • Brindaremos por el año nuevo y la navidad

    LUGAR: SALÓN PUB JARRAS
    CALLE NUMANCIA 10
    MADRID 28039
    METRO FRANCOS RODRÍGUEZ

ALDO PELLEGRINI y continuaremos con Miguel Hernández EN EL TALLER DE POESÍA DE AUPA








TALLER MIÉRCOLES DICIEMBRE

un poema de Miguel Hernández recita Pilar Iglesias Nicolás







Desearles unas fiestas poéticas, es decir en la belleza y un féliz año que próximo está el 2011


y para eso les invito a todos a participar activamente en los actos que llevaremos a cabo en los próximos días en Madrid





LO MARAVILLOSO DE LA MUERTE
El terror de la nada, del no existir, hace aferrarse desesperadamente a la vida. Pero lo que es paradójico es que la existencia sólo tiene sentido en relación con lo que no es individuo, con el llamado mundo externo. La más intensa sensación de existir está dada por el amor, y en éste el individuo tiende a perderse, a evadirse de sí mismo para fundirse con el otro. En esa pérdida de la individualidad reside la afirmación de la existencia. La cobardía es triste porque al reducirlo a sí mismo, al apartarlo de todo, niega la existencia.
Para los que realmente sienten intensamente la existencia, la muerte adquiere la categoría de la más alta voluptuosidad, una voluptuosidad equiparable a la del amor. El punto máximo de la voluptuosidad del amor es el orgasmo. Pero en éste se establece, al lado de la aniquilación del ser (ese "morir de goce" tan claro para los amantes) el hecho del nacimiento de otro ser que lo continúa, de un ser distinto que no es, si bien se mira, continuación sino negación de quienes lo han engendrado. De donde el amor es doblemente muerte, una por el acto mismo del orgasmo, otra por la negación que significa el ser distinto engendrado. Pero con todo es una muerte ficticia, "una pequeña muerte".
Para los que comprenden la seducción de la muerte, el valor no es más que una forma de voluptuosidad. El héroe es el gran voluptuoso. Aquel que lo arriesga todo, marcha en contacto con esa secreta voluptuosidad de la muerte, y es ese riesgo permanente el que da a la vida una dimensión desmesurada. Sólo aquel que roza la muerte vive la vida con amplitud.
Pero ese sentido de la vida heroica no está en el militar sino en el santo (entendiendo por esta designación no sólo al religioso sino al mártir de cualquier ideología de índole humana, es decir universal). El heroísmo del militar tiene siempre un componente de miedo, de desesperación. Va a la muerte por horror de la muerte, tal como ciertas mujeres se prostituyen por horror del amor.
Además no es generalmente el fuerte el que llega al heroísmo, sino el débil. El fuerte aparece como heroico muy a menudo por un simple error de valorización. El fuerte se cree invencible e invulnerable, cegado por su supervalorización de sí mismo. Y así puede dar la impresión de lo heroico porque no mide los riesgos. El débil sabe perfectamente que todo está en su contra y valora perfectamente los riesgos. Pero también sabe que sólo la proximidad de la muerte puede dar a su vida la máxima exaltación.
Esta voluptuosidad se cierne sobre el suicida (hay suicidios inexplicables porque se producen cuando todo es perfecto, marcha). Para estos suicidas la vida en su máximo alcance no puede dar más que desilusión para los que no buscan sólo la embriaguez del instante sino la embriaguez total del ser. En la embriaguez del instante siempre es una proximidad con el no ser (en la cumbre de la voluptuosidad el amante dice lleno de goce: me siento morir).
Pero sumergido en el no ser significa la libertad absoluta. Se abandonan todas las cadenas, la del tiempo, la de la vida, la opresión. La aniquilación del ser que se busca vanamente en el amor.
El orgasmo es la aniquilación del ser y es el comienzo de un nuevo nacimiento (la tristeza del nacimiento, de alejarse del no ser) es la muerte que fecunda la vida. Esta idea del no ser que da nacimiento al ser en el origen del mito de la reencarnación.
Una decisión absoluta de no ser, de autoaniquilamiento está en la esencia de la homosexualidad. La poesía toca ese no ser en el cual no existe la angustia, es la fuente de toda voluptuosidad.
El deseo del amor es una sed inagotable, una proyección fuera de sí mismo.

La fascinación de la muerte.
La vida está señalada por la presencia latente de la muerte. Son muchos los que han señalado esto.
A través de las palabras el poeta busca lo inefable. Oscuridad y silencio se dan la mano.
Cuando se nace se surge de ese no ser cósmico y algo de ese no ser cósmico perdura en la vida y forma el núcleo de ese ser que se determina. Una partícula de eternidad vive en el hombre y esa partícula contiene la muerte.
Si, como piensan algunos, la muerte significa la transformación en un nuevo ser, una nueva vida y lo que es común, esa conciencia universal, ese inconsciente colectivo, o sigue siendo la muerte un límite para el ser individual que desaparece, esa conciencia de la individualidad que da la vestidura terrena, se pierde cualquiera que sea la religión que promete una inmortalidad, y el cristiano siente ese límite del ser tanto como el ateo. Lo que persistiría es totalmente otra cosa, otro ser que nace de nosotros, que tiene su límite en nuestra muerte, y aunque tenga memoria, no participa de esa vida, esa memoria es como el relato de otra vida.
Continuar existiendo significa devenir y por lo tanto sufrir una continua pérdida y goce en cuanto se ensancha -nos aproximamos a la fuente de la vida que es la muerte- pero la muerte es goce en cuánto experiencia interior y contenido de la vida. En cambio la muerte de los otros es sufrimiento (la muerte de los seres queridos) en cuanto pérdida o restricción de ese mundo exterior. El asesino es un pornógrafo como aquel que sólo goza viendo el goce de los otros.

Para los orientales los elegidos son aquellos que mueren definitivamente, ese definitivo desaparecer, y sólo persisten quienes se han equivocado en la vida. La inmolación de un budista que considera su vida cumplida, es un goce para ellos, un sufrimiento para los otros.
MUERTE
Pues la experiencia de la vida nos transforma y con cada experiencia algo muere en nosotros. Este sentido de que la muerte no es un final, no es un límite hacia la nada. sino una transformación energética, algo más allá de nuestra conciencia individual, que constituye sólo una etapa de nuestro devenir y aún en la cual no somos nunca el mismo, cambiamos espiritual y biológicamente. Como la mariposa, oruga y crisálida: ¿hay una conciencia uniforme que une todos esos estados? En cada cambio se destruye una forma corporal.Las aspiraciones son infinitas, sin término. El plan de vida no cuenta con la muerte.Lo existente está limitado por lo no existente, como si lo no existente fuera el espacio, el continente, lo ilimitado. El hombre pasa con la muerte de ser objeto contenido a continente.Lo no existente está en el comienzo y el fin; pero todavía más: la vida tiene una dirección señalada por la muerte.Existir es por antonomasia antieterno, tiene límites: el no existir es inmortal. Existe aquí, en este momento. Para la eternidad no hay aquí ni tiempo.El mito de la resurrección final. La momificación egipcia. La magia de lo efímero.Vivir auténticamente es desbordarse continuamente.


ALDO PELLEGRINI



LAS ÁREAS DE TRABAJO DE LA ASOCIACIÓN